Personal médico mirando al visitante de penimaster.es o discutiendo

Informe médico del Dr. Ruslan Petrovich acerca de PeniMaster®PRO (3)

El extensor de pene PeniMaster PRO no es un dispositivo de vacío convencional. Más bien combina la subpresión con otras fuerzas de unión.

En primer lugar, se aspira el glande por subpresión hacia la cámara del glande, donde se mantiene con una forma estable. Otras fuerzas de fijación que se aplican son la adhesión y la unión geométrica mecánica (por la deformación de la membrana flexible y de la cámara de subpresión, también en combinación con los adaptadores partidos).

Puesto que estas fuerzas de sujeción se complementan, tiene lugar una fijación muy segura del glande al mismo tiempo que se minimizan los efectos secundarios no deseados de cada una de estas fuerzas. Si PeniMaster PRO fuera algo así como un dispositivo de vacío puro convencional, el peligro de lesiones al llevarlo durante un tiempo prolongado sería considerablemente mayor. Si el producto tuviera solo una fijación mecánica del pene (expansor de nudos), apenas se podría llevar el dispositivo durante el tiempo suficiente a causa de los dolores que se producen.

Además, de todas formas, los sistemas puramente mecánicos prácticamente no son recomendables para los pacientes con un glande pequeño o sensible.

Sin problemas en los 30 extensores probados hasta la fecha

El extensor es de uso universal. Hasta el día de hoy, he empleado "PeniMaster PRO" en más de treinta pacientes. Pude colocarles a cada uno de ellos el dispositivo correctamente de tal manera que, en la aplicación de prueba en la clínica con un periodo inicial de 1-2 horas, su uso era posible de inmediato y sin problemas, sin dolores y de forma cómoda. Los pacientes se movían libremente por toda la instalación, subían escaleras, daban paseos o iban a la cafetería.

Todos los pacientes adquirieron PeniMaster PRO tras esta prueba. Aquellos que antes habían utilizado un expansor con fijación de nudos quedaron encantados.

No obstante, hubo también pacientes con problemas especiales a los que les desaconsejé el uso del producto. Este fue el caso de un paciente con la patología del glande hipersensible, en la que el mínimo contacto causa fuertes dolores, lo que requiere una desensibilización quirúrgica. En el caso de otro paciente con el frenillo demasiado corto, el prepucio se introducía en la cámara de subpresión por este motivo y se inflamaba. Del mismo modo, esto tendría que corregirse de forma quirúrgica antes de usar un extensor.

Seguir leyendo el texto

Urologe Dr. Ruslan Petrovich

Dr. Ruslan Petrovich

(Ir al curriculum vitae)