Personal médico mirando al visitante de penimaster.es o discutiendo

POSIBILIDAD DE TRATAMIENTO COMBINADO PARA LA CONSERVACIÓN DE LA FUNCIÓN SEXUAL EN PACIENTES QUE HAN SUFRIDO UNA PROSTATECTOMÍA RADICAL DEBIDO A UN CÁNCER DE PRÓSTATA LOCALIZADO. (3)

RESULTADOS Y DISCUSIÓN

Al evaluar el nivel de firmeza del pene según la escala EFE se obtuvieron los siguientes resultados: El grado de firmeza en el primer grupo antes de la operación fue de 3,1 y disminuyó siete días después de la intervención quirúrgica a 1,22±0,2. Después de 30 y 90 días ascendía a 2, lo que se corresponde a un pene bastante firme, pero no un pene lo suficientemente firme para la penetración o las relaciones sexuales.

Los datos obtenidos en el segundo y tercer grupo no se diferencian entre sí, y durante los 7 primeros días debido a una reducción del nivel de firmeza del pene, y más adelante por una tendencia a aumentar fueron de hasta 3. Se ha indicado el grado que supone un grado de firmeza suficiente para una penetración.

En el primer grupo la calidad de vida según la escala QOL (del inglés: Quality of life) antes de la intervención quirúrgica ascendía a 2,1 puntos, y empeoró 7 días después de la intervención quirúrgica en 2,05±0,3 puntos. Además se constató una tendencia positiva a mejorar, de modo que la calidad de vida media 30 o 90 días después de la intervención quirúrgica ascendía a 3,7 puntos.

Siete días después de la intervención quirúrgica, en el segundo y tercer grupo también se determinó una disminución de la calidad de vida de 4,15 puntos. Después de 30 y 90 días se determinó un aumento de 2,4 puntos en el segundo grupo o 2,6 puntos en el tercer grupo. No se obtuvieron diferencias estadísticamente relevantes en la calidad de vida en el segundo y tercer grupo.

Según las indicaciones en la literatura, no existen datos convincentes sobre la utilización de PDE-5-Hemmer para la rehabilitación de la función sexual en los hombres que se han sometido a una prostatectomía radical debido a cáncer de próstata localizado. Además tampoco hay una opinión unitaria sobre la dosificación, duración y tiempo de tratamiento para la toma de PDE-5-Hemmer en esta categoría de pacientes.

Conforme a los resultados de las investigaciones de A. Briganti et al. [18], en los grupos de pacientes que recibían continuamente PDE-5-Hemmer, se determinó con mucha menos frecuencia una disfunción eréctil (37 %) que en el grupo de control (73 %, p<0,001) en el periodo tras la operación, lo que es comparable con los datos obtenidos en este estudio. Después de tres meses, la frecuencia de disfunción eréctil en el grupo de control ascendía a 75 % (15 pacientes); en el segundo grupo era de un 15 % menos, es decir un 60 % (12 pacientes); y en el tercer grupo era de un 20 % menos que en el grupo de control, es decir un 55 % (11 personas).

A lo largo de un año de observación se comprobó una disminución de la longitud del pene de 1–3 cm [19,20], gracias a una serie de estudios en pacientes que habían sufrido una prostatectomía radical. En el presente estudio se tuvo en cuenta la modificación de la longitud del pene en el plazo de tres meses después de la intervención quirúrgica. El grupo de control experimentó una reducción de la longitud de hasta 1,64±0,12 cm. En el segundo grupo se determinó una reducción de la longitud del pene de grado medio, que como media ascendía a 1,175±0,01 cm.

Se sospecha que la fibrosis cavernosa es un posible mecanismo para la reducción del tamaño del pene, y que surge a raíz de la apoptosis de las células de la musculatura lisa de los cuerpos cavernosos después de que los nervios responsables de la erección resulten dañados.

Los estudios realizados anteriormente [21] demostraron que la utilización del extensor de pene ayuda a conservar la longitud del pene después de una prostatectomía radical. Al mismo tiempo existe una opinión contraria sobre la utilización del extensor de pene, que avisa del peligro de que surja una fibrosis de cuerpo cavernoso como resultado de una isquemia del cuerpo cavernoso, acidosis y una relajación insuficiente de los músculos lisos [22]. Los resultados obtenidos en la presente investigación demostraron, no solo la posibilidad de conservar la longitud del pene combinando la toma diaria de PDE-5- Hemmer con la utilización diaria del extensor de vacío, sino también la posibilidad de aumentar la longitud del pene en 0,75±0,01 cm. Teniendo en cuenta el grado de desarrollo actual de la sociedad, la calidad de vida es un aspecto importante e indispensable para el estado general de la salud y el bienestar de los pacientes. Diferentes investigaciones dedicadas a la valoración de la calidad de vida, demostraron la importancia e indispensabilidad de la elaboración y aplicación de un programa para la rehabilitación de los pacientes. En la actualidad no existen algoritmos estrictos o recomendables con efectos comprobados [7,14,15,16,17] para la rehabilitación de pacientes después de una prostatectomía radical.

Seguir leyendo el texto

BIBLIOGRAFIA

Literaturverzeichnis

1. Bosetti C., Bertuccio P., Chatenoud L. et al. Trends in mortality from urologic cancars in Europe, 1970-2008. Eur Urol 2011;60:1–15.
2. Analiz uronefrologičeskoj zabolevaemosti v Rossiskoj Federacii po dannym oficialnoj statistiki / Apolihin O.I., Sivkov A.V., Bešliev D.A., Solnzeva T.V., Komarova V.A.// Ėksperimentalnaâ i kliničeskaâ urologiâ. Nr. 2010.
3. Bill-Axelson A, Holmberg L, Filen F, et al; Scandinavian Prostate Cancer Group Study Number 4. Radical prostatectomy versus watchful waiting in localized prostate cancer: the Scandinavian prostate cancer group-4 randomized trial. J Natl Cancer Inst 2008 aug; 100(16):1144–54.
4. Bianco FJ Jr, Scardino PT, Eastham JA. Radical prostatectomy: long-term cancer control and recovery of sexual and urinary function («trifecta»). Urology 2005 Nov;66(5Suppl):83–94. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16194712.
5. EAU Guidelines on Prostate Cancer// 2014.
6. Salonia A. et al. Preservation and management of prostatectomy sexual dysfunction Part2: Recovery and preservation of erectile function, sexual desire, and orgasmic function. Eur Urol 2012; 62:273–86.
7. P.V. Glybočko, I.P. Matûhov, Û.G. Alâev, N.D. Ahvlediani, Ž.Š. Inoâtov „Seksual’naâ funkciâ pacientov, perenesših radikal’nujû prostaėktomiû: sovremennyj wzglâd na problemu”, Žurnal urologiâ Nr. 2, S. 112–116, Moskau 2015.
8. Maso E.B., Gamidov S.I., Ovčinnikov R.I., Iremašvili V.V. Novye aspekty patogeneza, profilaktiki i lečeniâ ėrektil’noj disfunkcii u bol’nyh posle radikal’noj prostatėktomii CONSILIUM MEDICUM, 2004 BAND 6 Nr. 7.
9. Puškar D.Û., Bormotin A.V., Govorov A.V. Lečenie ėrektilnoj disfunkcii u pacientov, perenesših radikal’nuû pozadilonnuû porostatėktomiû, s ispol’zovaniem ingibitorov fosfodiesterazy 5 tipa. Kačestvo žizni. Medicina.-2007.-5.- S. 36–41.
10. Roûk R.V. Optimisaciâ metodov diagnostiki i korrekcii osložnenij radikal’noj prostatėktomii na soiskanie učenoj stepeni kandidata medicinskih nauk. RUDN-2007.
11. Sitnikov N.V. Profilaktika osložnenij i rannââ reabilitaciâ bol’nyh posle radikal’noj prostatėktomii dissertaciâ na soiskanie učenoj stepeni doktora medicinskih nauk. FGU 3 CVKG 2008.
12. Veliev E.I., Vanin A.F., Kotov S.V., Šišlo V.K. Sovremennye aspekty patofisiologii i profilaktiki ėrektilnoj disfunkcii i kavernosnogo fibrosa posle radikal’noj prostatėktomii. Urologiâ.-2009.Nr. 2-S.46–51.
13. Kotov S.V. Profilaktika kavernoznogo fibroza polse nervosberegaûŝej radikalnoj prostatėktomii: dissertazija na soiskanie učenoj stepeni kandidata medicinskih nauk. RMAPO 2009. S. 105.
14. Ficarra V, Novara G, Galfano A, Stringari C, Baldassarre R, Cavalleri S et al. Twelve-month selfreported quality of life after retropubic radical prostatectomy: a prospective study with Rand 36-Item Health Survey (Short Form-36). BJU Int 2006; 97: 274.
15. Davison BJ, So AI, Goldenberg SL. Quality of life, sexual function and decisional regret at 1 year after surgical treatment for localized prostate cancer. BJU Int. 2007 Oct; 100(4):780-5. Epub 2007 Jun 19.
16. Rakul S.A., S.B. Petrow, M.D. Ivanova, N.N. Petrova Aprobaciâ „Universal’nogo oprosnika kačestva žizni bol’nyh rakom predstatel’noj železy“//Onkourologiâ: ežhekvartal’nyj naučno-praktičeskij žurnal.-2009.-Nr. 2.-S. 64–73.
17. Nâhin V.A. Funkcional’nye rezul’taty i kačestvo žizni pacientov posle radikal’noj pozadilonnoj prostatėktomii dissertaciâ na soiskanie učenoj stepeni kandidata medicinskih nauk. RMAPO 2007. S. 182.
18. Briganti A., Gallina A., Suardi N., Capitanio U., Tutolo M., Bianchi M., Passoni N., Salonia A., Colombo R., Di Girolamo V., Guazzoni G., Rigatti P., Montorsi P. Predicting erectile function recovery after bilateral nerve sparing radical prostatectomy: A proposal of a novel preoperative risk stratification. J Sex Med 2010; 7:2521–31.
19. McCullogh A. Penile change following radical prostatectomy: Size, smooth muscle atrophy and curve. Curr Urol Rep 2008; 9:492–9.
20. Gontero P., Galzerano M., Bartoletti R., Magnani C., Tizzani A., Frea B., Mondaini N. New insights into the pathogenesis of penile shortening after radical prostatectomy and the role of postoperative sexual function. J Urol 2007; 178:602–7.
21. Kohler TS, Pedro R., Hendlin K., Utz W., Ugarte R., Reddy P., Makhlouf A., Ryndin I., Canales BK., Weiland D., Nakib N., Ramani A., Anderson JK., Monga M.A. Pilot study on the early use of the vacuum erection device after radical retropubic prostatectomy. BJU Int. 2007; 100:858–62.
22. Sexual Rehabilitation and Cancer Survivorship: A State of Art Review of Current Literature and Management Strategies in Male Sexual Dysfunction Among Prostate Cancer Survivors. J Sex Med 2013; 10 (suppl 1):102–111.
Estudio clínico